CA 6 Bosque svastica

CA 6 Naturaleza Aria: “Ewiger Wald” y los Conservacionistas en el III Reich

En el episodio 6 del podcast, “Naturaleza Aria: Ewiger Wald y los Conservacionistas en el III Reich” retomamos la historia de las relaciones entre el régimen nazi y los animales. Si recordamos lo visto en los programas previos queda claro que el régimen nazi comenzó muy pronto a desplegar una sorprendente legislación relativa a los animales y la naturaleza. Apenas con dos meses en el poder Hitler promulgó la ley de protección de los animales o de los derechos animales en abril de 1933; al año siguiente, en 1934, a esa ley le siguió la ley de control de caza y en 1935 la Reichsnaturschutzgesetz o ley de protección de la naturaleza.

En resumen, en los tres primeros años de su gobierno, Hitler aprobó las tres leyes fundamentales que definen lo que podríamos llamar la ecología nazi o el conservacionismo nazi. Ya vimos asimismo que se trata de un cuerpo legal que ha dejado atónitos a muchos investigadores posteriores del fenómeno nazi, dado el contraste absoluto que demuestran estas leyes entre una faceta tan amigable con los animales, que convive con otra del más absoluto desprecio por la vida humana; ello porque en paralelo a estas leyes tan notables, los nazis habían comenzado a la vez a levantar los campos de concentración que después se harían tristemente célebres.

Algunos de los puntos más importantes del programa son los siguientes:

  • Dada su preocupación por el tema, Francia y Alemania fueran las dos naciones donde primero se desarrolló la ciencia de la silvicultura, es decir, la administración científica de los recursos forestales. Ya en el siglo XIX, mucho antes de que surgieran los nazis, Alemania había desarrollado los conocimientos y los expertos como para liderar en el tema forestal.
  • La importancia de los bosques como un símbolo nacional alemán debe mucho a la tradición nacionalista y conservadora del siglo XIX que surge a partir de la lucha anti napoleónica, antecedente del movimiento völkisch, con representantes como Ernst Moritz Arndt y Wilhelm Heinrich Riehl.
  • Un “patriotismo arbóreo o boscoso” se esparció desde círculos políticos y académicos hasta la población germana, despertando una temprana conciencia conservacionista de cuidado y preservación de los bosques y en general de la naturaleza y las tradiciones alemanas.
  • La fuerza de las organizaciones conservacionistas entre fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX se expresó en muchas ocasiones, una de las más bulladas de las cuales fue la del Grunewald, un área de unas 4.000 hectáreas de bosques al oeste de Berlín, antiguo coto de caza de los reyes de Prusia.
  • Ewiger Wald”, el Bosque Eterno, mezcla de documental y película de propaganda nazi de 1936, aprovechó la conexión entre el paisaje de los bosques y el sentimiento nacionalista para dar expresión a una “religión de la naturaleza”, donde una sacralidad de la naturaleza de corte neo pagana sustituye a la tradición cristiana alemana.
  • La mitología de la “gente del bosque” – la conexión völkisch entre naturaleza y nacionalismo – vino como anillo al dedo para la propaganda y adoctrinamiento nazi, así como el cuidado y limpieza del bosque se convirtió en metáfora de la “limpieza étnica” que los nazis aplicarían contra los extraños: los romanos en el pasado y los judíos ahora. Sólo los animales del bosque y los alemanes tenían derecho a ocupar la sagrada naturaleza del suelo alemán.
  • Los nazis trataron de usar las diferentes organizaciones y movimientos conservacionistas existentes en Alemania desde hacía décadas, pero su variado origen y descentralización fue un problema para las autoridades nazis. De los principales líderes conservacionistas alemanes sólo uno, Paul Schultze-Naumburg, se unió al partido antes de 1933. Esta materia la revisa Raymond Dominick en “The Environmental Movement in Germany“.
  • A medida que avanzó la guerra Hitler perdió interés en la agenda pro naturaleza a la vez que el círculo conservacionista en su entorno se debilitó, entre otras razones, con la deserción de Hess, la muerte de Todt y la caída de Darré, mientras los nazis escépticos u opositores, como Himmler, Heydrich y Bormann, incrementaron su poder.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 
¿En qué te podemos ayudar?
Ir al contenido